Hummus de calabaza con chips de tempeh
Raciones
4raciones
Raciones
4raciones
Instrucciones
  1. Precalentar el horno a 200ºC y asar la calabaza hasta que la puedas pinchar con un cuchillo (puede tardar entre 30 minutos y 1 hora, dependiendo del tamaño y grosor)
  2. Calentar una sartén antiadherente y añadir media cucharada sopera de aceite de oliva. Tostar las semillas de calabaza unos minutos o hasta que empiecen a abrirse un poco (también empezarán a crepitar, lo que será una señal de que las tienes listas)
  3. Retirar las pepitas a un plato con papel absorbente de cocina y dejar que reposen. Añadir más aceite a la sartén para freír el tempeh.
  4. Freír el tempeh con el aceite caliente. Tiene que ir dorándose y tomando un aspecto “seco” en el exterior. Ve dándole la vuelta de vez en cuando y cuando lo notes tostado, sácalo a un plato con papel de cocina para retirar el exceso de aceite.
  5. Cuando la calabaza esté lista, sacarla del horno con cuidado y dejar que enfríe para retirar la piel.
  6. Poner en el vaso de la batidora la calabaza asada, los garbanzos cocidos, el tahine, el diente de ajo, el zumo de limón, el aceite de oliva, sal y unas escamas de chile. Triturar todo hasta que quede una consistencia homogénea.
  7. Comprobar la textura y añadir agua, si quieres que te quede menos densa, hasta obtener la consistencia deseada.
  8. Montar el plato poniendo el hummus en el centro y, con la ayuda de la base de una cuchara sopera, hacer un hueco en el centro. Añadir los condimentos, sal en escamas y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  9. Servir con los chips de tempeh.