Nuggets de soja texturizada, receta vegana.
Estos nuggets son una bocado estupendo rico en proteínas de alto valor biológico, que congelan estupendamente y con una jugosidad y un sabor que nunca esperarías.
Raciones Tiempo de preparación
20nuggets 10
Tiempo de cocción Tiempo de reposo
30 30
Raciones Tiempo de preparación
20nuggets 10
Tiempo de cocción Tiempo de reposo
30 30
Ingredientes
Para la masa
Para el rebozado
Instrucciones
  1. Calentar el caldo de verduras (o el agua) en un cazo y, cuando rompa a hervir, apagar el fuego y añadir la soja texturizada. Dejar reposar para que se hidrate.
  2. Cocinar la berenjena en el microondas durante 2 minutos a potencia máxima con una pizca de sal. Remover y volver a cocinar otros 2 minutos más. Reservar.
  3. Calentar una sartén grande y añadir 2 cucharadas soperas de aceite de oliva. Saltear la cebolla con una pizca de sal hasta que esté transparente y empiece a dorarse ligeramente. Añadir la berenjena y cocinar hasta que empiece a dorarse.
  4. Incorporar la soja texturizada escurrida y la salsa de soja. Remover y dejar que se tueste ligeramente.
  5. Pasar a un bol la soja texturizada con la mezcla de cebolla y berenjena. Condimentar con el limón, la cebolla y el ajo en polvo, el tomate concentrado, la nuez moscada, la canela molida y salpimentar al gusto. Probar y corregir la sazón si fuese necesario.
  6. Triturar la mezcla ligeramente con una batidora, pero sin llegar a hacer una pasta homogénea, dejando trozos para tener textura. Añadir la harina y mezclar con las manos bien limpias. Cubrir con film transparente y dejar reposar en la nevera 30 minutos.
  7. Preparar la masa de rebozado mezclando el agua y la harina de garbanzo en un bol pequeño, removiendo bien hasta que no queden grumos.
  8. Tomar un poco de masa y apretarla con la mano. Aplastarla ligeramente y dejarla con una forma irregular. Pasarla por la mezcla de harina de garbanzo y agua, y luego por el pan panko.
  9. Calentar aceite de oliva abundante para freír los nuggets, hasta que estén dorados por fuera.
Notas de la receta

Esta es una receta fabulosa para incluir en tus sesiones de batch cooking. Como salen bastante nuggets, puedes congelar los que te sobren y, cuando los quieras comer, freírlos directamente.

Los nuggets también pueden hacerse al horno, aunque a mí me gusta más cómo quedan fritos. Ponlos en una bandeja de horno, úntalos con un poco de aceite de oliva e introdúcelos en el horno precalentado a 200ºC y cocina hasta que el exterior quede ligeramente dorado.